¿Sabías que en la región de Cantabria existen más de 6500 cuevas? Diez de ellas forman parte del Patrimonio de la Humanidad declaradas por la UNESCO, como la Cueva de Altamira, y algunas menos conocidas, pero igual de valiosas, debido a su incalculable valor arqueológicos.

Otras son un auténtico prodigio de la naturaleza que os dejará con la boca abierta como la cueva del Soplao situada en la comarca cántabra de Saja-Nansa.

El Soplao se halla en un emplazamiento con muchos intereses alrededor como Santillana del Mar, Comillas o San Vicente de la Barquera.

Dicen quienes saben de geología y espeleología que El Soplao es una cueva única e irrepetible, considerada como uno de los más grandes monumentos mundiales de la geología. En ninguna otra cueva se concentran tantas y tan variadas formaciones. Un paraíso para espeleólogos, pero apta para todos los públicos ya que su accesibilidad la ha convertido en una de las visitas bajo tierra más populares.

La Cueva fue descubierta en 1908 por unos mineros durante la explotación de zinc y plomo, que se produjo en esta zona desde mediados del siglo XIX hasta finales de los años 70. “El Soplao” es el término minero que denomina al aire que se percibe al abrir una galería desde otra con menos oxígeno.

El impresionante paseo por el subsuelo entre estalactitas y estalagmitas comienza en el tren que conduce a través de galerías hasta el corazón de la cueva. Una vez en su interior os veréis envueltos en un autentico paraíso natural subterráneo. Los colores y los efectos sonoros añaden espectacularidad a las caprichosas formaciones de la cavidad durante el recorrido. Existen rutas más largas que penetran a lugares menos accesibles y que descubren muchísimas más maravillas.

Es una visita que recordaréis para siempre. ¡No os la perdáis!